Andaluzas, valientes y olvidadas

Síguenos y danos un me gusta:
5
Fotografía: Alhambra Nievas quien logró alzarse con el galardón a mejor árbitro del mundo por World Rugby en 2016.
Casi no dejamos espacio para las mujeres que con su talento han hecho de Andalucía una tierra de oportunidades. Cinco mujeres van a ser las encargadas de representar a las cientos que los libros de historia desterraron, porque cualquier día es bueno para hablar de ellas, las grandes olvidadas.
Carmen de Burgos es la primera protagonista. Nació hace 150 años en Almería. Fue una de las reporteras de guerra con más empaque de la época pero la censura y el machismo que reinaba en todos los sectores laborales en ese momento, acabaron por silenciar su voz. Cómo no sería la mentalidad de la época que la llamaron ‘la divorciadora’ por sus campañas a favor de los derechos de las mujeres.

Carmen de Burgos, tuvo que esconder su perfil reformista detrás de distintos seudónimos como Perico el de los palotes o Gabriel Luna, pero el más famoso de todos fue Colombine. El mote se lo puso el fundador de El Diario Universal. Allí fue donde Colombine dio sus primeros pasos como periodista con una columna semanal titulada ‘Lecturas para la mujer’, con la que se convirtió en la primera redactora con un espacio propio en nuestro país. Carmen, tenía que dar consejos a las señoritas casaderas y a las amas de casa sobre belleza y hogar. Y así lo hizo. Aunque entre consejo y consejo incluía píldoras políticas, sufragistas y de empoderamiento para sus lectoras.

Cualquier cosa que llevara sus iniciales o que la censura sospechara de que Carmen fuese la autora era quemada de inmediato. Aun así, consiguió escribir 11 novelas largas y un centenar de novelas corta y ensayos, en los que trató temas controvertidos como el feminismo y la homosexualidad. Colombine fue una pieza clave para la entrada de las mujeres en el mundo del periodismo, su talento lo puso al servicio de la justicia social y la lucha por la igualdad. Todo un ejemplo de vida que nuestros niños y niñas deberían conocer en las escuelas.

Carmen de Burgos pintada por Julio Romero de Torres.
Carmen de Burgos pintada por Julio Romero de Torres.

Dejamos atrás el mundo de las letras y nos adentramos en el del arte escultórico. Nuestra segunda invitada llegó a ser la encargada de realizar todas las obras de arte de las casas reales del momento en el siglo XVII. Nació en Sevilla, se llamaba Luisa Roldán pero fue conocida como La Roldana. Una escultora rebelde y valiente que desafió a su padre para convertirse en la primera mujer en ostentar el título de escultora de cámara de Carlos II y Felipe V. Algunas de sus piezas pueden verse actualmente en el Museo Metropolitano de Arte de New York, todo un lujo que una de sus esculturas cohabite con las más de 1.000 que hay en el museo y en el que tan poca representación femenina hay. La realidad es que el mundo de las artes en Andalucía ha estado plagado de grandes figuras femeninas, que el patriarcado se ha encargado de invisibilizar.

En el taller que su padre tenía en Sevilla donde Luisa se forjó como artista, aunque a la muerte del padre fuera uno de sus hermanos quien pasara a dirigirlo y no ella. Algo muy normal en la época, eso de que los gremios y las empresas en herencia a las mujeres no pudieran ser dirigidos por ellas mismas, sino por algún hombre de la familia. Contrajo matrimonio con un dorador del taller de su padre y liberada a la fuerza del yugo paterno se instaló por su cuenta y la falta de encargos la llevó a desarrollar una técnica personal trabajando el barro cocido, hasta entonces considerado un material burdo.

Siendo ya reconocida su contribución a la imaginería religiosa, acabó aterrizando en Madrid, donde trabajó para la corona. Lamentablemente el prestigioso nombramiento no llevaba aparejadas ganancias económicas, de modo que acabó, como quien dice, en la indigencia. No quiso regresar a Sevilla, donde su padre gozaba de prosperidad gracias a los numerosos encargos que recibía. La Roldana resistió en Madrid los años oscuros del cambio de siglo hasta apagarse a los 52 años.

Dejó grupos escultóricos como, por ejemplo, ‘Los desposorios’ místicos de Santa Catalina, que se expone en este museo de New York tan conocido, donde sobresale la delicadeza que la escultora aplicaba a los rasgos faciales y a las manos, una de sus características distintivas. A ella se atribuyen también, entre otras, dos cabezas cortadas, la de San Pablo y San Juan Bautista. El hecho de que las obras de esta gran escultura estén expuesta en los mejores museos del mundo es un paso más al reconocimiento de las mujeres en estas disciplinas, pero la historia del arte, como todas las historias, es un relato impreciso e incompleto en el que todavía la visibilización de las mujeres es asignatura pendiente.

La escultora sevillana seguramente recuerde a un personaje que aparece en la serie ‘La peste’, ambientada en la Sevilla del siglo XVI, donde se retrata también a Teresa de Pinelo. Una mujer pintora que se ve obligada a firmar sus obras con el nombre de su padre para venderlos. Y que además ve como los hombres de su entorno la obligan a ceder la dirección de la fábrica de seda que hereda de su marido.

Y en el mundo del deporte también hay grandes heroínas. Destacamos a dos deportistas de élite andaluzas de la actualidad, Alhambra Nievas y Antonia Cayetano. Mujeres poderosas y valientes que han conseguido destacar en disciplinas deportivas tradicionalmente vinculadas al mundo masculino, el rugby y el taekwondo.

Alhambra Nievas nació en Granada, es pionera en casi todo lo que a arbitraje se refiere. En 2016 y tras varias nominaciones, logró alzarse con el galardón a mejor árbitro del mundo por World Rugby, pero Alhambra no conoce límites. Precisamente ha sido su empeño y trabajo duro lo que ha provocado que esté en el ‘top’ del arbitraje internacional, proclamándose como la primera mujer en dirigir un partido de selecciones masculinas sénior de XV. Puede decirse que con 34 años y a pesar de la naturalidad con la que toma sus éxitos, esta andaluza ha conseguido visibilizar a la mujer en una disciplina tradicionalmente masculina. Mujer que rompe barreras y promotora del deporte como transmisor de valores. Defiende que “esta sociedad necesita más rugby”, porque en él no todo vale para ganar y el respeto, el compañerismo y la solidaridad están por encima de la competición. Todo un ejemplo para la juventud de que los sueños se cumplen si se trabaja con ilusión y esfuerzo.

Antonia Cayetano, en su adolescencia, primera mujer andaluza en lograr una medalla en un Campeonato del Mundo.
Antonia Cayetano, en su adolescencia, primera mujer andaluza en lograr una medalla en un Campeonato del Mundo.

Y por último destacamos a Antonia Cayetano, sevillana que consiguió batir todas las marcas en un mundo tan difícil para las mujeres como es el taekwondo. Ha sido la primera mujer andaluza en lograr una medalla en un Campeonato del Mundo, en el mundial de Barcelona del 87. Se coronó en un campeonato de España, obtuvo una medalla de bronce en Europa, y lleva toda una vida dedicada a la práctica y enseñanza del Taekwondo como miembro de la Federación Andaluza.

Cuesta encontrar información de Antonia en prensa deportiva o en internet. Hay que convertirse en un sabueso para conseguir sacar a la luz la vida de estas campeonas. La sociedad en la que vivimos, por desgracia, maximizan los triunfos masculinos en cualquier área y reducen al mínimo los protagonizados por mujeres. Os invito a que a partir de ahora  analicéis la prensa y la televisión, los libros de texto en los colegios, las exposiciones de arte… con más detalle y os daréis cuenta de esta invisibilización.
En este caso rendimos tributo a estas cinco mujeres, pero atrás quedan centenares olvidadas por los libros de historia, relegadas a un segundo plano, obligadas a utilizar pseudónimos para poder trabajar y donar sus patentes a sus maridos para registrar sus inventos. La vida ha sido injustas con ellas, pero la sociedad cambia y ahora tenemos la oportunidad de no seguir perpetuando desigualdades.
Felicidades a todas las pioneras, a las que se fueron y nos dejaron su legado y a las que seguimos luchando por construir un mundo más igualitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *