El extraño caso de Irene Villa

Síguenos y danos un me gusta:
Pin Share

Si has comenzado a leer estas líneas, muy probablemente hayas crecido con la noticia del brutal atentado que Irene Villa y su madre sufrieron por parte de la banda terrorista ETA en 1991. Irene con tan solo 12 años quedaba mutilada.

Si sigues leyendo, casi seguro hoy día admiras a la gran mujer en la que se ha convertido. Psicóloga, periodista, escritora y madre de tres hijos. Integrante del equipo de competición de esquí adaptado de la ‘Fundación También’. Fundadora y presidenta de la Fundación Irene Villa, dedicada a la inclusión laboral y el deporte adaptado para personas con discapacidad. Elegida una de las ‘Top 100 Mujeres Líderes’ más influyentes de España en 2013.

Todo esto, como ella misma afirma, lo ha conseguido gracias a las tres ‘P’: prudencia, paciencia y perseverancia.

Si has tenido el lujo de asistir a algunas de sus charlas, de verlas en televisión o en Internet, no es raro que haya zarandeado tu conciencia. Lanza mensajes tan sencillos y obvios como difíciles de aplicar. Ahí van unos cuantos:

“La resiliencia y el perdón son armas importantísimas porque evitan la rabia la amargura”.

“El trabajo en equipo, el amor, el vivir volcado más en los demás que en tu ombligo, fueron básicos para afrontar lo que la vida me deparaba”.

“Hasta a lo más desagradable se le da la vuelta con sentido del humor”.

“Las verdaderas discapacidades están aquí, en la mente”.

“La vida se aprende sin que te maquillen la realidad y mirándola a los ojos”.

“Si decides que el mundo sea amigable, verás oportunidades y son todo ventajas”.

“Cuando hay amor, generosidad y entrega en una persona, cunde más que quien se queja”.

“Más de una vez habrás sido víctima de alguna afrenta, de bullying en el colegio, o padeces una enfermedad pese a ser la persona más sana del mundo, y te enfadas con el de arriba, con tu mala suerte…”

María Luisa Parra. Periodista.

La lista de frases motivacionales e inspiradoras es larga. A mí personalmente me fascina esta: “Los ciclos se cierran agradeciendo y perdonando. A lo que te resistes, persiste, y lo que aceptas te transforma”.

Si has llegado a leer hasta aquí, quizá ya no estés tan de acuerdo con llevar a la práctica tal afirmación. Más de una vez habrás sido víctima de alguna afrenta, de bullying en el colegio, o padeces una enfermedad pese a ser la persona más sana del mundo, y te enfadas con el de arriba, con tu mala suerte…

¡Dios, Irene Villa es un ser especial hasta rozar lo paranormal! ¿Quién en su sano juicio, víctima de un ataque tan atroz, como lo fue ella, posee la capacidad de perdonar y convertirse en un ser humano que alza la bandera del amor y el perdón en pro de la felicidad? La respuesta es Irene Villa, a quien sin duda alguna, admiras. Y concluyo con una pregunta: ¿Por qué tú no?

Maria Luisa Parra

Periodista. En twitter @MLPARRAGARCIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.