La alfombra roja del coronavirus

Síguenos y danos un me gusta:
0
288
fb-share-icon20

El 31 de enero se detectó el primer caso de COVID-19 en territorio español, el ‘teaser’, la antesala de lo que ya se estaba viviendo en otros países como China y, posteriormente, Italia. Desde entonces, resulta frecuente oír decir a los y las residentes de España, que les parece vivir en un película, además, americana, de esas en las que la continuidad de la humanidad está en juego.

Lejos de caer en la frivolidad, el equipo de OtroPeriodismo, quiere rendir homenaje al elenco de actores y actrices, de agentes sociales, de gente corriente, que han luchado por salvar las vidas que se ha llevado el coronavirus, y siguen peleando por acabar con la pandemia.

También queremos mostrar en esta alfombra roja imaginaria al resto de ciudadanos y ciudadanas de carne y hueso que trabajan fuera de casa para que salgamos de esta crisis cuanto antes y con las menores pérdidas posibles económicas y, sobre todo, humanas.

Desde la declaración del Estado de Alarma la mayoría de la ciudadanía vive confinada en sus hogares. Mientras, algunas y algunos – empleados de supermercados, farmacias, sanitarios en general, transportistas, periodistas, asesores, militares…– trabajan expuestos al virus. Gracias a ellos, la población sigue abastecida de productos y servicios de primera necesidad. 

En esta película el coronavirus es el enemigo a batir y los protagonistas son ellas y ellos a quienes os presentamos en este repaso, un especial de la alfombra roja. 

 

Los narradores de la crisis. En la Cadena Ser- RadioJerez, su plantilla hace tele trabajo en la medida de sus posibilidades. El equipo de redacción tiene un sistema para intervenir desde sus respectivas casas. Consideran que "ahora más que nunca hemos de informar y permanecer informados”.
Eugenio Camacho, periodista en Radio Jerez./Cedida. Los narradores de la película. En la Cadena Ser- Radio Jerez, parte de su plantilla hace tele trabajo en la medida de sus posibilidades. El equipo de redacción posee un sistema para intervenir desde sus respectivas casas. Consideran que “ahora más que nunca hemos de informar y permanecer informados”.
Corresponsal cubriendo la crisis en Italia. El trabajo de los reporteros y reporteras comenzó más allá de las fronteras nacionales, al propagarse el virus antes de llegar a España.
Personal sanitario de Madrid./ Cedida. La comunidad madrileña concentra el mayor número de afectados por el coronavirus. Allí los profesionales de la sanidad trabajan a destajo como más tarde han replicado en el resto del territorio español.
Personal sanitario./ Cedida. En muchas ocasiones se exponen al virus sin los equipos de protección correspondientes y, a pesar de ello, continúan con su labor. Más de una voz se alza para recordar como se ha mermado la sanidad pública durante los últimos años y lo esencial que es para la comunidad en su conjunto.
Residencia Real de Sotillo, en Sotillo de la Adrada (Ávila). /Cedida
Mientras en otros países se están desentendiendo de ellos, en esta residencia y en España, en general, cuidan a los mayores, uno de los colectivos más vulnerables. “Están todos más o menos tranquilos, no hay ninguno con síntomas ni nada por ahora. Se encuentran afebriles y bajo seguimiento”. No obstante, los profesionales sanitarios sí admiten tensión y preocupación. “Es un pueblo próximo a Madrid, entonces la gente tiene miedo. Nosotros estamos bien, aunque con mucha presión y nerviosismo”, explican.
Marinero, en la Subestación eléctrica, Base Naval de Rota./ Cedida. Los hombres y mujeres que conforman las Fuerzas Armadas trabajan por la sociedad desde sus diferentes puestos. Rotan y se adaptan a los cambios acaecidos ante las circunstancias excepcionales que se viven.
Trabajadora de una pequeña empresa de alimentación de barrio, con mascarilla, guantes y con carteles informativos para prevenir contagios./ Cedida. Todos estos negocios de barrio están a disposición de sus vecinos y vecinas así como los proveedores que les hacen llegar el género.
Personal de un supermercado en la Puerta del Sol de Madrid./ Cedida. En este establecimiento ubicado en pleno centro de la capital, después de unos días más agitados, se trabaja con calma. “Nuestros clientes son la Policía y los pocos vecinos que hay por aquí”. En grandes supermercados de otras ciudades la psicosis dejaba estanterías vacías ante el anuncio del Estado de Alarma.
Profesionales de una asesoría que ofrece servicios integrales a empresas./ Cedida. La pandemia provocada por el coronavirus y la consecuente confinación de la ciudadanía ha provocado el cierre, al menos temporal, de muchos negocios. Autónomos y empresarios se hallan perdidos. Por ello, empresas de asesoría y gestión como esta, han continuado en sus puestos con el mínimo personal para intentar arrojar luz a una situación en la que peligran numerosos puestos de trabajo.

A todos y todas las que desfilan por esta alfombra roja (y a otros muchos que no aparecen): ¡GRACIAS!

Aún la película no ha terminado pero la responsabilidad que muestran quienes se quedan en casa y quienes luchan contra la pandemia desde diferentes sectores hacen vislumbrar que #TodoIráBien.

Maria Luisa Parra

Maria Luisa Parra

Periodista. En twitter @MLPARRAGARCIA

Un comentario en “La alfombra roja del coronavirus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *