Así juega ‘Got Talent’ con las ilusiones de una concursante menor con discapacidad

Síguenos y danos un me gusta:
0
Ana María Valle, joven de 13 años que nació sin brazos y que se desplaza en silla de ruedas, logró llegar a las semifinales de este concurso. Pero, finalmente, en contra del veredicto positivo del jurado, la excluyeron del programa que no ha emitido su exhibición de Tai Jitsu con la que ella y el el Club deportivo Anpehi al que pertenece pretendían mostrar que todas las personas pueden practicar las artes marciales.

Trató de mostrar al mundo que todas las personas pueden practicar las artes marciales. Cargada de emoción y ganas, Ana María Valle, una adolescente con capacidades diferentes al haber nacido sin brazos y que se desplaza en silla de ruedas, se enfrentaba a un nuevo reto: realizar una demostración de Tai Jitsu en el famoso programa ‘Got Talent’. La joven de 13 años, vecina de la localidad gaditana de Espera, obtuvo el ‘ok’ unánime del jurado, y elogios de todos sus componentes, sin embargo, de su paso por el programa no hay rastro.

Y es que el ‘modus operandi’ del concurso, según cuenta Antonio Pedro Hirch, presidente del C.D. Anpehi, y acompañante en la que fue concebida como una bonita hazaña, ha sido “indignante”. Durante el primer casting celebrado en Sevilla cargaron con el tatami (suelo acolchado en el que tienen lugar las demostraciones para evitar daños) que al final no usaron. Además, la organización, asegura, “conocía de sobra las necesidades especiales, ya que llevábamos una silla eléctrica, y bueno, vamos a decir que el trato fue medio, ni malo, ni bueno, para ser coherentes y sinceros”.

En la capital andaluza, el club es informado de que ha sido seleccionado. De modo que, el club Anpehi se pone manos a la obra para organizar y costear el viaje a Madrid. Para la sorpresa de Ana, Antonio y varios miembros del equipo que les acompañaron, el teatro no se encontraba adaptado a personas con movilidad reducida, aunque, afortunadamente, habían viajado con la silla manual.

Los encargados de producción sabían perfectamente las circunstancias de la concursante pues los dos meses previos llamaban a diario entre tres y cuatro veces para preguntar qué necesitaba. Aún así ella y sus acompañantes se mostraron comprensivos. “En ningún momento queremos dar pena, pero sí deseamos estar cómodos. No vamos con la pena de: pobrecito va en una silla de ruedas, pero sí son necesarias unas adaptaciones en los aseos, en el acceso y el movimiento”, resalta.

Los encargados de producción sabían perfectamente las circunstancias de la concursante pues los dos meses previos llamaban a diario entre tres y cuatro veces para preguntar qué necesitaba. Aún así ella y sus acompañantes se mostraron comprensivos. “En ningún momento queremos dar pena, pero sí deseamos estar cómodos. No vamos con la pena de: pobrecito va en una silla de ruedas, pero sí son necesarias unas adaptaciones en los aseos, en el acceso y el movimiento”, resalta.

Los organizadores decidieron que Ana sería de las primeras en concursar al entender que ni los baños ni el resto de las instalaciones estaban adaptadas, sin embargo no fue así. Debieron esperar desde las ocho de la mañana hasta las seis de la tarde. “No hubo ningún privilegio, tampoco lo queríamos; sí que tuvieran un poco de mano derecha porque tuvimos que subir a Ana en un montacargas, bajarla en brazos…”.

Ana María y Antonio junto a otros miembros del C.D. Anpehi./ Cedida
Ana María y Antonio junto a otros miembros del C.D. Anpehi./ Cedida

Lo peor para el presidente y responsable de los menores es que al llegar, “nos asaltaron”. Tomaron los teléfonos móviles los cuales fueron guardados en una bolsa, de manera que permanecieron incomunicados durante doce horas. “Nadie nos había informado de eso. Menos mal que la madre de Ana vino con nosotros. Cuando contactamos con los padres de los otros chicos, estaban súper nerviosos”.

 Cuando la joven sale al escenario, Risto Mejide pide un aplauso porque dice que hay actuaciones que merecen estar en la final antes de llevarse a cabo. Los cuatro componentes del jurado de ‘Got Talent’ dan el visto bueno. “Al salir nos dijeron que estábamos en semifinales, incluso cuadramos la fecha para volver a la siguiente fase. Me entrevistaron varias veces y dije que quería visualizar lo que hacemos, no el primer premio. Para mí el premio era salir el mayor número de veces posible en la tele”, cuenta.

Un mes más tarde, Hirch recibe un correo electrónico en el cual se les informa de que quedaban excluidos. Tras cuatro días llamando por teléfono, por fin obtienen respuesta.Argumentan que el perfil no encaja en el programa. “Lo entendí, pregunté si saldríamos en televisión y me dijeron que sí que no me preocupara”. A día de hoy Ana María Valle y el Club Deportivo Anpehi no aparecen en la web del programa, en ningún tipo de red social, en internet…

“Finalmente se ha visualizado que el deporte es para todos porque no ha salido en Tele5, pero hemos reventado las redes”

“Al final ha sido un fracaso. Hemos ido a Madrid, hemos perdido dinero, tiempo, la ilusión de una chica que ha tenido bastantes decepciones en la vida como para que se juegue con ella de esta manera”, concluye el presidente del club. Hirch ha enviado más de una decena de emails pidiendo el archivo de la grabación y no le han contestado. Todavía hoy revisa la web de Got Talent y ve la actuación de otros participantes con los que coincidió, pero no la de Ana.

Instante de la exhibición de Ana María Valle en 'Got Talent'./ Cedida
Instante de la exhibición de Ana María Valle en ‘Got Talent’./ Cedida

El presidente considera que podrían haber procedido de otra forma, manteniendo una reunión después del programa para explicar que el veredicto del jurado no era válido y que Ana se quedaba fuera, por ejemplo.

Recientemente, España Diario también recogía un caso en el que otro concursante se hacía eco de la mala praxis del programa. La desilusión de la joven ha sido enorme, directamente proporcional al apoyo que ha recibido después en Facebook, cuando Hirch denunció en su perfil lo sucedido. Como indica el entrenador, el programa ha jugado con la ilusión de una menor con discapacidad, aunque han logrado el objetivo: a pesar de todo, Ana María Valle y el club Anpehi han mostrado al mundo que todas las personas pueden practicar las artes marciales. “Finalmente se ha visualizado que el deporte es para todos porque no ha salido en Tele5, pero hemos reventado las redes”.

Maria Luisa Parra

Periodista. En twitter @MLPARRAGARCIA

Un comentario en “Así juega ‘Got Talent’ con las ilusiones de una concursante menor con discapacidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *