Aumenta un 8% el reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos en España

Síguenos y danos un me gusta:

Según datos de la Fundación Ecolec, los españoles reciclaron más de 120.000 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) en 2019.

Un tubo de luz fluorescente puede contaminar 16.000 litros de agua, mientras que un televisor puede contaminar hasta 80.000 litros de agua y una pila alcalina, 175.000 litros de agua. Si no se recicla correctamente, el fósforo de cerca de 690 televisores podría contaminar hasta 55.000 metros cúbicos del estanque de El Retiro de Madrid. Estos y otros aparatos eléctricos y electrónicos se fabrican con pequeños componentes nocivos para el medio ambiente. 

A pesar de estos datos desesperanzadores, cada vez son más las personas que reciclan en España. Según datos de la Fundación Ecolec, los españoles reciclaron más de 120.000 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) en 2019, cerca de un 8% más que en el año anterior. Además, durante el primer trimestre de 2020 se recogieron en torno a 28.000 toneladas, un 8% más que la previsión para este periodo. 

Otro dato prometedor ha sido señalado por Luis Moreno Jordana, director general de Ecolec es que en 2019, se recuperaron más de 50.000 toneladas de hierro, lo que equivale al peso de siete torres Eiffel

Otro dato prometedor ha sido señalado por Luis Moreno Jordana, director general de Ecolec es que en 2019, se recuperaron más de 50.000 toneladas de hierro, lo que equivale al peso de siete torres Eiffel

La extracción de materias primas para su propia fabricación también tiene un impacto negativo en la naturaleza. Por ejemplo, para fabricar un móvil de 80 gramos de peso, se consumen más de 40 kilogramos de recursos naturales. Esto supone que, si una persona cambia de móvil cada dos años en un periodo de 50 años, habría gastado más de una tonelada de recursos. 

El incorrecto reciclaje de estos residuos tiene consecuencias dañinas para el organismo. Algunos de sus componentes son metales pesados, como el mercurio y el plomo, que producen daños en el cerebro y en el sistema circulatorio. 

Resulta de vital importancia el reciclado de estos componentes, tanto para nuestra salud como para la del planeta. A pesar del corto ciclo de vida útil de estos artículos, esta práctica permite darle a sus materiales una segunda vida.

OtroPeriodismo

OtroPeriodismo

Revista de información social y comprometida. En Twitter @Otro_Periodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *