“Éramos esclavas. Primero de nuestros padres y luego de nuestros maridos”

Síguenos y danos un me gusta:
0
288
fb-share-icon20

‘Al hilo de la conversación’, de María Teresa Fuentes, teje un relato sobre la vida de 17 mujeres de la pedanía jerezana de la Barca que llevaron no sin esfuerzo el timón de sus vidas. Obra pionera que habla sobre la incorporación al mundo agrario, el acceso a la educación, el sometimiento y el empoderamiento de la mujer en un pequeño núcleo rural.

Fotografía: Remedio y Encarna, dos de las protagonistas del libro./Cedida.

“Al iniciar el taller les solía poner música de su época, por ejemplo, Juanito Valderrama. Entonces preguntaba qué les sugería esa canción. Me di cuenta de que muchas de las canciones, que a ellas les hacía recordar cosas de sus tiempos jóvenes, coincidían conmigo. Fue una manera muy bonita de tener un vínculo de confianza próximo con ellas”.  

Así comenzó la relación de María Teresa Fuentes, procedente de Barcelona pero con residencia en Jerez, con las 17 mujeres que hicieron posible su libro, ‘Al hilo de la conversación’. Este es el resultado de un proyecto de investigación con mujeres de la Barca de la Florida, pedanía de Jerez.

Ejemplares de ‘Al hilo de la conversación’, de María Teresa Fuentes./ Cedida

Recoge anécdotas e historias, una clara lección de coraje y superación ante las adversidades. A través de la narración también se entra en contacto con la situación sociocultural y económica del entorno rural de la Barca en aquel entonces. 

Relatos como el de Francisca, de 97 años, aborda acontecimientos como la muerte de su madre cuando era una niña o su huida de las tropas franquistas desde Málaga, andando por la carretera de la mano de su padre. 

Otras historias como la de Remedios transportan al lector a una relación matrimonial tóxica, explicando sus estrategias para escapar de las obsesiones de su marido. “Celoso era al máximo y cuando bebía eso era insoportable. Al día siguiente, ya que estaba bueno, me pedía perdón”, cuenta en el libro. 

Remedios, Pepita y Pilar, realizando diferentes tipos de labores./ Cedida

Estas mujeres no sólo tenían en común las tareas del hogar y el cuidado de su familia. También se dedicaban a las duras labores del campo. “Antes la figura de la mujer se dejaba de lado. El hombre era el que llevaba la voz cantante. Las mujeres solo estábamos para la casa y más tarde se nos permitió trabajar en el mundo agrario. Hasta los 46 años no pude ir a la escuela de adultos”, afirmaba Josefa Bazán de 69 años en un documental publicado por Onda Jerez

“Éramos esclavas. Primero de nuestros padres y luego de nuestros maridos. No teníamos derecho ni a hablar. Ahora a mis 82 años es cuando yo estoy viviendo de verdad” contaba Encarnación Benítez en el mismo documental. 

“El ir a la escuela, poder escribir, ir de viaje… Ellas están viviendo todo eso ahora. Sienten frustración al ver que han perdido su juventud. Ahora que son mayores están haciendo lo que quieren. Están descubriéndose”, declara Teresa Fuentes.

La principal idea de la autora era la de realizar un taller para mujeres mayores llamado ‘Coser y cantar’. Su finalidad era tener un espacio para que pudiesen contar su vida, pero no de forma superficial. Buscaba algo terapéutico, que ellas mismas reflexionaran sobre sus recuerdos. El proyecto del libro surgió a posteriori. 

La Barca entonces no contaba con una historia oficial manuscrita, ahí surgió la oportunidad de escribir la obra. Estas 17 mujeres ‘tomaron el timón’ de la Barca contando sus historias de vida a la vez que hacían referencias al marco socioeconómico y cultural del lugar.  

La obra, que se publicó en el 2008, era pionera en hablar sobre la figura de la mujer rural. La autora quería destacar la aportación de estas mujeres en el desarrollo de dicha pedanía. “Lo más importante para mí era recalcar la fuerza que habían tenido a lo largo de su vida. Ya estaba harta de escuchar que pobrecitas, por eso decidí tomar esa posición. Las protagonistas son un claro ejemplo de que con poco se puede salir adelante.”

La sociedad se encuentra en un momento donde los movimientos feministas recorren el mundo. Por ello, María Teresa, 12 años después de su publicación, ha visto oportuno dar luz a su libro de nuevo. “Creo que es un libro atemporal. Tuvo bastante éxito y en 2013 tuve que hacer una segunda impresión. Ahora todo el mundo habla de las mujeres y hay muchas generaciones que no conocen este, por eso he decidido hacer una reimpresión”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *