El Estrecho: una fosa común a la que se suman 600 muertes en 2019

Síguenos y danos un me gusta:
0
288
fb-share-icon20

En total, 34 personas más han muerto este año respecto a las que hubieran correspondido por volumen de llegadas de 2018. Así lo señala Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) que denuncia una mayor vulneración de los derechos humanos.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) critica que para reducir los flujos migratorios, España haya subvencionado las prácticas de violencia, maltrato y muerte en Marruecos contra la población subsahariana, que se ve sometida a la prohibición de residir en las ciudades del norte de país, y que son objeto de continuas redadas de deportación tanto en campamentos como en viviendas particulares.

Así lo ha dejado claro con la presentación del Balance Migratorio 2019. El descenso de llegadas, de 64.120 personas en 2018 a 33.261 en 2019, responde al apoyo de la UE a Marruecos con 140 millones para el control migratorio, la financiación para la compra de centenares de vehículos todo terreno (384), y a la instalación en el lado marroquí de la frontera de una triple hilera de concertinas.

La organización señala que el reforzamiento de Frontex ha traído como consecuencia, la militarización de los rescates y la merma en las funciones de Salvamento Marítimo, “un servicio público que tenía como objetivo garantizar el derecho a la vida”. Además,  en paralelo aseguran que se ha dejado en manos de Marruecos el rescate de embarcaciones en su zona SAR (Search and Rescue) “en condiciones absolutamente precarias”.

Todo ello ha provocado el incremento en términos relativos de las personas que han fallecido intentando alcanzar España. En total, 34 personas más han muerto este año respecto a las que hubieran correspondido por volumen de llegadas de 2018. Ese año perdieron la vida 1064 personas, y en 2019, 585, de las que 331 fallecieron y 254 desaparecieron.

Muestra su preocupación por el apagón informativo decretado en enero del pasado año que afecta a los rescates de pateras y que provoca que las personas rescatadas y fallecidas queden invisibilizadas.

 

Según la asociación, de las 33.261 personas que llegaron al Estado español por la Frontera Sur en 2019, 26.916 lo hicieron por vía marítima, en 1.194 embarcaciones de todo tipo, y 6.345 por vía terrestre a Ceuta y Melilla. A Andalucía llegaron 20.307 personas, de las cuales 6.498 lo hicieron a Almería, seguida de Cádiz, con 5.805, Granada (4.128), Málaga (3.819) y Huelva (52).

Respecto a las rutas, el balance refleja un aumento considerable de la ruta de Canarias, con un dato que duplica las llegadas del año anterior, de 1.425 en 2018 a 2.918, en 2019. Esta es una de las rutas más peligrosas, que se ha cobrado la vida de 200 personas.

Especialmente dolorosos fueron para la organización los naufragios del 16 y 17 de mayo, con 23 personas muertas, la muerte el 8 de mayo, de una bebé de poco más de un año llamada Sephora, o las de las 37 personas el pasado 28 de septiembre, cuyos cadáveres fueron apareciendo poco a poco en las costas de Mohammedia, en Marruecos. No obstante, la ruta más mortal de todas es la de Alborán, que ha llegado a cobrarse la vida de 262 personas.

Balance migratorio Frontera Sur 2019

La asociación ha detectado un crecimiento en la llegada de personas marroquíes en relación con las personas subsaharianas. Determinan que fueron 8.066 los niños y niñas (acompañados de sus familias o solos) los que llegaron a las costas españolas. Esto significa un aumento con respecto a 2018 (7.053) del 12,58% pero, sobre todo, un importante incremento porcentual con respecto a las llegadas totales, ya que casi un 30% de las personas llegadas a España por vía marítima han sido menores de edad.

En cuanto al género, APDHA informa de que se ha producido un descenso de la llegada de mujeres, un 12,63% en 2019, frente a un 17% en 2018, que achaca a la disminución de personas subsaharianas, debido a la “enorme represión” desarrollada por Marruecos.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía insiste en que “las personas migrantes no son sólo números”. Exige “cambiar sobre unas políticas destructoras de derechos humanos, que obligan a que cientos de personas pierdan la vida cada año debido a la ausencia de vías seguras para migrar, con condiciones infrahumanas, sin posibilidad de cerrar nunca el ciclo de la tragedia”.

Es un sufrimiento, añaden, que se prolonga más allá, evidenciado en la imposibilidad para los familiares de despedir con un mínimo de dignidad a sus seres queridos, se topan con trabas burocráticas infinitas y la falta de coordinación entre administraciones.

En el análisis de su balance anual, la organización señala que los procesos migratorios son complejos y critica la falta de transparencia, criterios y acceso a los datos del balance quincenal del Ministerio del Interior, que “promueven por la desinformación un análisis simplista y confuso, caldo de cultivo para los discursos de odio, el racismo y la proliferación de estereotipos, en especial con la infancia migrante que viaja sin referentes familiares adultos”.

La investigación de la APDHA se sustenta en el monitoreo, recogida, verificación, análisis de los datos y observación de realidades sobre los flujos migratorios”, por lo que, añaden, “debería ser fácil realizar una comparativa con los datos oficiales, pero los obstáculos y la falta de metodología y rigor del ministerio, lo impiden”. Muestra su preocupación por el apagón informativo decretado en enero del pasado año que afecta a los rescates de pateras y que provoca que las personas rescatadas y fallecidas queden invisibilizadas.

OtroPeriodismo

Revista de información social y comprometida. En Twitter @Otro_Periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *