Gaming Ladies: el mundo de los videojuegos también es de las mujeres

Síguenos y danos un me gusta:
0
288
fb-share-icon20

Fotografía: facebook.com/GamingLadies

“Mientras se siga insultando, acosando y menospreciando a las mujeres y a cualquier otra minoría, seguirá existiendo la necesidad de eventos en entornos seguros para poder compartir ideas con libertad y sin ser molestadas”.

¿Qué es Gaming Ladies? A mediados de junio de 2017 se anunció un evento para profesionales de los videojuegos pensado por y para mujeres. Un evento en el que se daría voz al mayor número de mujeres posible y en el que se expondría los principales handicaps que sufren en la industria.

¿La premisa? Más de dos horas de charlas y networking con expertas en el sector del videojuego que harían sentir a las mujeres de la industria que no están solas y las proveería de herramientas para afrontar las desigualdades en el ámbito profesional.

Este evento tenía también el objetivo de aventurar a aquellas a las que realmente mueve este mundillo que se lancen sin miedo a ello, así como a apoyarse entre ellas.

Disclaimer: En éste artículo de opinión no hablo de lo bien o mal que puede estar criticar o apoyar algo. Es lícito opinar que “no son necesarios” este tipo de eventos, como que “son totalmente imprescindibles”. Yo estoy en el grupo de los que piensa que deben existir y, después de lo ocurrido, todavía más.

Pero también creo que decir “son innecesarios” no es lo mismo que “no deben hacerse” o, peor aún, hacer todo lo posible por evitar que sucedan.

No todo iba a ser fácil. La difusión de éste evento a través de las redes sociales captó el interés de personas que habían permanecido al margen de espacios similares: hombres que se exaltaron por no poder asistir a unas charlas que hasta ese preciso momento no les llamaban en absoluto la atención y que harían todo lo posible para que no se realizara. ¡Videojuegos sin ellos presentes! No ha pasado en la vida, y no estaban dispuestos a que pasara.

“Carecen de sentido este tipo de eventos porque las mujeres ya no sufrís acoso en el sector del videojuego, así que os vamos a acosar hasta que lo canceléis por completo”.

Esta es la gran idea que pasó por la cabeza de algunos individuos. Gente que se vio en potestad de decidir que un grupo de personas no podía reunirse para hablar de una problemática común. Gente que, en parte, constituyen el origen de la necesidad del Gaming Ladies.

Para intentar frenar la realización de este espacio seguro “destinado al adoctrinamiento”, se crearon hilos en los foros más populares del machismo más rancio para hablar sobre ello. Las mentes preclaras del lugar, decidieron que sería interesante reunirse delante de la puerta del evento vestidos de mujer y exigir la entrada diciendo que eran transexuales. Genios.

Pero no quedó aquí la cosa: hubo quien amenazó con hacer uso de la fuerza en caso de que no se les permitiera entrar. Y esto ya son palabras mayores.

Vistas estas maniobras, la empresa que daba el espacio para que se llevase a cabo el acontecimiento, King (empresa creadora de Candy Crash), reculó en su decisión al no poder garantizar la seguridad de asistentes, ponentes e instalaciones.

Las personas contrarias al evento vieron la cancelación como un éxito. Se colgaron la medallita de demostrar que el problema del acoso se soluciona con… más acoso. Muerto el perro, se acabó la rabia.

También apareció gente diciendo que el evento había sido cancelado por ilegal: según ellos, la ley no permite reunirse en espacios públicos si se discrimina a parte de la población por motivo de género o raza. Y podría parecer que era así, pero era un evento de carácter privado, lo pinten como lo quieran pintar ellos. Y menos aún siendo un evento para ayudar a integrar a una minoría oprimida, no para excluirla.

Pero entonces llegó la LVP (Liga de Videojuegos Profesional) y ofreció un espacio en su sede en Media PRO para poder realizar celebrar las charlas definitivamente. El mismo día, a la misma hora, con seguridad y espacio para más de 300 personas.

Y regresaron los “indignados” a foros y redes sociales, organizándose en grupos y autodenominándose “guerrillas”. Guerrillas de hombres disfrazados de mujer para impedir un evento de videojuegos en el que ellos no estaban invitados.

Algunos incluso denunciaron el evento al ayuntamiento de Barcelona. Imagino a la persona que recibió la notificación pensando que qué hace la gente llenando el buzón de denuncias con esas chorradas.

Y Gaming Ladies vio la luz. Más de 270 personas asistieron a las cuatro charlas. Algunas menos se quedaron para asistir a la sesión de networking. Y no hubo ningún tipo de problema.

No puedo decir mucho más porque, obviamente, no asistí pero algunas de las personas que fueron así me lo explicaron. En las redes sociales hay fotos grupales y se puede ver la sala de actos de Media PRO prácticamente llena.

Todos aquellos que tenían pesadillas con que iba ser un aquelarre pueden estar tranquilos. No se adoctrinó a nadie, nunca fue ese el objetivo. Pero se dejaron claras muchas cosas y se dieron a conocer muchos problemas que afectan a las mujeres. No sólo los problemas de ocupar puestos en entornos con la predominancia de hombres, sino problemas de falta de visibilidad y representación de la figura de la mujer en el mundo de los videojuegos.

Se enfatizó que las situaciones conflictivas en el entorno laboral no son únicamente “cosas” que dicen o hacen los hombres. Y por ello se pidió sororidad, que se apoyaran las unas a las otras.

Un éxito.

Mucho ruido y pocas nueces. Y… no, no apareció ninguno de los que se dedicó a acosar por redes sociales.

Bueno, no exactamente: sólo uno, cuál irreductible galo, hizo acto de presencia agazapado detrás de un árbol haciendo fotos del lugar e informando al resto de la “guerrilla” que vigilaba en los foros. Fue cómico y patético a partes iguales. Tal individuo acabó marchándose despavorido al grito de “no vengáis, son muchas” al ver que había una cola larguísima de mujeres esperando para entrar.

Tampoco apareció la Policía. ¿Os imagináis a los Mossos d’Esquadra entrando en un local para prohibir un evento de videojuegos pensado para integrar a más mujeres en el sector? Pues recordemos que hay gente muy patética que lo deseaba. Las denuncias no llegaron a nada, pero lo intentaron.

Pero siguieron acosando. Los acosadores tienen una capacidad extraordinaria para no dejar de serlo. Desde el primer minuto en el que acabó el evento y se hicieron públicas ciertas fotos, las asistentes han recibido comentarios denigrantes de todo tipo. También intentaron ridiculizar el evento en sí, intentando convencer a la gente que las asistentes “eran cuatro gatos” y que las charlas “seguro que no eran tan interesantes”.

Otro de los argumentos en contra, que demuestra bastante ignorancia, es el de “eso no es un evento de videojuegos, no hay videojuegos”. Eventos de videojuegos hay de muchos tipos y dirigidos a distintos públicos. Este evento no era una feria de videojuegos (como el Barcelona Games World), ni un evento de márquetin donde se hacen demostraciones y se dejan probar juegos. Éste era de tipo profesional, donde hay charlas y networking. Y no se habló de puericultura o del cultivo de la chumbera: se habló del sector del videojuego y hablaron profesionales de dicho sector.

¿Siguen siendo necesarios eventos así? Mientras se siga insultando, acosando y menospreciando a las mujeres y a cualquier otra minoría, seguirá existiendo la necesidad de eventos en entornos seguros para poder compartir ideas con libertad y sin ser molestadas.

Se ha demostrado que la unión hace la fuerza. Pero eso sigue siendo parte del problema; en la gran mayoría de eventos las mujeres van solas y pueden sufrir con más facilidad el acoso que se está denunciando. Otras no van porque no pueden evitar sentirse impostoras en un mundo en que las han rechazado, maltratado y/o ninguneado desde pequeñas.

Hay tantos casos diferentes que nos encontramos con diversas realidades simultáneas; están las que van porque, afortunadamente, no han sufrido este acoso o bien acuden aquellas que sí lo han sufrido pero han preferido hacer oídos sordos (lo cual, tampoco es fácil).

Gaming Ladies (y todas las participantes) se asegura que los eventos no mixtos no son la solución ideal, pero sí que son una herramienta muy potente para dar visibilidad al número real de mujeres profesionales e interesadas en el mundillo”

Antes del evento cualquiera ajeno a la problemática podría pensar “no es para tanto”, pero después de lo ocurrido espero que mucha gente se de cuenta de que el acoso a mujeres en el sector de los videojuegos (y en muchos otros) es real, pero que también se le puede plantar cara si se unen fuerzas y aparecen más eventos como este u otros que potencien la presencia de la figura de la mujer.

Hay decenas de eventos de tipo mixto al año. Decenas de oportunidades para escuchar hablar de temas de género. Yo voy a todos los que puedo.

Sólo ha habido un evento exclusivo para mujeres.

Cabe destacar que desde la propia organización de Gaming Ladies (y todas las participantes) se asegura que los eventos no mixtos no son la solución ideal, pero sí que son una herramienta muy potente para dar visibilidad al número real de mujeres profesionales e interesadas en el mundillo y que puede ayudar mucho a la integración de este grupo minoritario a la industria del videojuego.

¿Cuántos Gaming Ladies habrá? Todos los que haga falta hasta que los eventos mixtos, sean mixtos de verdad.

Rafa Laguna

Rafa Laguna

Diseñador de videojuegos y profesor.

Un comentario en “Gaming Ladies: el mundo de los videojuegos también es de las mujeres

  • el septiembre 12, 2017 a las 3:31 am
    Permalink

    He estado leyendo un rato tu blog, muy interesante todo, sigue así

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *