Jóvenes de Marruecos que viven en España dan la cara: “Los terroristas son marroquíes, pero no musulmanes”

Síguenos y danos un me gusta:
5

Dunia, Soufian y Souad tienen 18 años, viven en pisos de acogida de la Fundación Proyecto Don Bosco (Jerez). Los tres, musulmanes de origen marroquí, condenan los atentados de Barcelona y Cambrils y se desmarcan de sus autores. “Que no nos metan en el mismo saco”, pide Dunia. “Alá no permite matar a nadie, lo que hacen es que la gente se lleve una mala imagen de nuestra religión”, lamenta Souad.

“Los terroristas son marroquíes, pero no son musulmanes”, afirma taxativamente Sophian, un joven de origen marroquí de 18 años que vive y trabaja en España. Así describe a los autores de los atentados de Barcelona y Cambrils que se saldaron con catorce muertos y más de un centenar de heridos el pasado jueves 17 de agosto y que ha dado rienda suelta a la islamofobia, xenofobia y al racismo de algunos, y al miedo de todos.

En 2016 este chico cruzó el Estrecho en el interior de un camión dejando allí a su familia a la que debe mantener. Durante diez meses ha vivido en un centro de menores. Ahora tras cumplir la mayoría de edad, cuenta con el apoyo de la Fundación Don Bosco en Jerez (Cádiz). A diario toma el tren para trabajar. Tras lo sucedido, asegura que la gente le mira, la policía le para…

Es consciente de que rasgos de su perfil —origen, edad, religión— coincide con los de varios de los miembros de la célula yihadista que atentó en Catalunya. ¿Cómo es posible que esos jóvenes hayan formado parte del terror? “Pienso que otra persona les ha comido la cabeza. Un chico de 17 ó 18 años no coge un coche o un camión y mata a mujeres y niños… Son malos, no piensan que podrían ser su hermano o su abuela. Si fuesen verdaderos musulmanes no harían eso”.

Pienso que otra persona les ha comido la cabeza. Un chico de 17 ó 18 años no coge un coche o un camión y mata a mujeres y niños… Son malos, no piensan que podrían ser su hermano o su abuela. Si fuesen verdaderos musulmanes no harían eso”

Ha contactado con su familia después de lo sucedido. “Estaban preocupados, ellos no saben dónde está Barcelona ni nada, solo saben que han sido marroquíes”. Sophian no admite que tenga miedo, pero anda con cautela: “En Jerez hay una mezquita, antes sí iba, ahora no, yo rezo en mi casa. La gente me ve como un terrorista”.

Sophian condena los atentados, para ello incluso da la cara sin reparos y lo hace públicamente en OtroPeriodismo. Así como él, Souad y Dunia, ambas musulmanas, se suman a la iniciativa. La primera de ellas también nació en Marruecos, llegó a España con sólo 13 años en circunstancias similares a las de Sophian. “Mi padre estaba enfermo y tenía que trabajar, yo era la mayor de cuatro hermanos. Ni lo pensé”.

Cuando escuchó la noticia del atentado, dice, “le dio pena” por la cercanía de los sucesos, y miedo porque ellos lo hacen en nombre de Alá, pero matan indiscriminadamente. “A ellos les da igual matar a españoles o a quien esté. Alá no permite matar a nadie, lo que hacen es que la gente se lleve una mala imagen de nuestra religión”.

Dunia, por su parte, nació en España, su madre es marroquí y su padre español. No reza todos los días, pero es musulmana, confiesa. Ella suele pasar desapercibida porque no tienes rasgos árabes. Sin embargo, no puede evitar sentir impotencia ante los asesinatos. Además le molesta “que nos metan a todos en un mismo saco”. “Ellos matan por su propia causa. El Islam es paz, entonces no tiene sentido”. La joven, de 18 años, no tiene miedo a represalias por creer en el Islam. “Creo que los comentarios xenófobos y racistas son consecuencia del dolor y la rabia, no se han parado a entender la situación”, apostilla la española.

Maria Luisa Parra

Maria Luisa Parra

En twitter @MLPARRAGARCIA Periodista.

Un comentario sobre “Jóvenes de Marruecos que viven en España dan la cara: “Los terroristas son marroquíes, pero no musulmanes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *