‘La huella de Álex’, el legado de un chico para luchar contra el cáncer

Síguenos y danos un me gusta:
0
288
fb-share-icon20

Los padres de este joven que padeció cáncer cumplen el sueño de su hijo les dejó escrito en una carta. Por tercer año consecutivo organizan una carrera. Los beneficios se destinan a la planta de oncología del Hospital Virgen del Rocío situado en Sevilla, así como a los paliativos pediátricos.

María del Mar y Joaquín, un matrimonio procedente de Cantillana (Sevilla), son los fundadores de esta carrera. Su hijo Álex fue el motor principal para que surgiese la idea. Este fue diagnosticado de cáncer cerebral a los 13 años. En un principio la familia respondió de forma negativa ante el acontecimiento. “La noticia nos sentó como un jarro de agua fría. Era un niño tan sano que no esperábamos lo que iba a pasar. Nos los tomamos muy mal”, cuenta la madre. 

Fue un episodio difícil, pero poco a poco pudieron afrontarlo con otra actitud. “Álex era un niño muy maduro. Le pedimos a los médicos que le explicaran las cosas sin ocultarle nada. Él fue el que nos ayudó a nosotros dándonos siempre todo el ánimo posible”.

 

La ciudadanía emocionada durante el evento./ Cedida

Durante su vida, el joven mostró en numerosas ocasiones la necesidad de ayudar a los niños con su misma enfermedad. El momento clave ocurrió tras su fallecimiento, un año después del diagnóstico. Los padres encontraron una carta escrita por Álex en la que expresaba el sueño de ser reconocido por ayudar a los más pequeños.En ese momento no pensamos en nada, pero era el sueño de mi hijo. A partir de entonces nos adentramos en esta aventura”. 

La carta fue la chispa que dio paso a este bonito proyecto, ‘La huella de Alex’. La carrera solidaria, que ya se encuentra en su tercera edición, recibe el nombre del joven en su honor. Se realiza una vez al año para recaudar fondos. Estos son destinados a la planta de oncología del Hospital Virgen del Rocío situado en Sevilla, así como a los paliativos pediátricos.

Según María del Mar, es de suma importancia que tengamos en cuenta la necesidad de estos niños de pasar sus peores momentos en casa, rodeados de su familia y con una asistencia médica y cuidados de calidad. 

Tanto el Ayuntamiento de Cantillana como la ciudadanía se han mostrado receptivos desde el primer momento, en 2017, cuando se realizó la primera carrera. “Álex se sentía muy orgulloso de ser Cantillanero. Tenemos que dar las gracias a toda la gente que nos ha ofrecido apoyo y calor humano para llevar todo esto hacía adelante”, afirma Joaquín en el Documental ‘Experiencia TV’ dedicado a su hijo. 

El número de participantes ha ido en aumento. Un total casi de 5.000 personas quisieron poner su granito de arena en la última edición. Debido al éxito del proyecto, se ha fundado una asociación homónima pensando en el futuro. “Ahora, con nuestra propia organización, podremos realizar un mayor número de actividades más allá de la carrera”, comenta María del Mar.  Entre ellas, un concierto, ya confirmado, que realizará Álex Ortiz, padrino de la fundación y algunos festivales. 

 Alex era un niño muy maduro. Él fue el que nos ayudó a nosotros dándonos siempre todo el ánimo posible»

Uno de los sellos distintivos de la carrera es el color de la camiseta, que inunda año tras año las calles de Cantillana. El rojo será el protagonista de esta edición. Además de contar con una carrera para adultos, también hay una para los pequeños. Sin embargo, la categoría más conocida es «andarines», donde se registra el mayor número de participantes. Se trata de un circuito sin cronometrar, donde pueden participar personas de todas las edades. 

‘La huella de Álex’ sobrevive gracias a la ayuda económica de fundaciones como La Caixa o el apoyo de patrocinadores y empresas. También se vende merchandising y se realizan sorteos que contribuyen a que el proyecto continúe. Estos padres vuelcan todos sus esfuerzos para que el día del evento las calles de la ciudad se llenen de corazones solidarios, cumpliendo así el deseo de su hijo. A pesar de ser un camino difícil, tienen la intención de poder organizar más ediciones. Todo esto siempre de la mano de la familia y acompañados, como afirma la propia María del Mar, de su niño, “es el que nos da fuerzas para seguir adelante”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *