Mozos Pérez: el único ciclista en España que compite con una lesión medular en bici convencional

Síguenos y danos un me gusta:
0

«Es difícil vencer a una persona que no se rinde». De este grito de guerra del que se ha apoderado Carlos Javier Mozos Pérez (1975). Un “adicto al deporte, a la serotonina que el cerebro genera cuando realiza deporte”, afirma él mismo.

Practicaba fútbol, ciclismo, full contact, gym, que compaginaba con su trabajo en una multinacional del sector de las telecomunicaciones desde mayo del 96. Todo hasta octubre del 97, cuando resultó víctima de un accidente laboral que le provocó una lesión medular a nivel cervical.

Este suceso le llevó a pasar meses en centros hospitalarios, como el Hospital de Parapléjicos de Toledo, y de rehabilitación. Lo que en un inicio parecía una tetraplejía el dictamen final fue una tetraparesia espástica. “Traducido en porcentaje: un 65% de discapacidad. Vamos, que bien no estoy”, aclara.

Por otro lado, la empresa en la que estaba empleado decidió desvincularse de sus servicios. “Era la época de los contratos con renovaciones y al expirar la fecha del último, decidieron no renovarme por no ser útil ya para el trabajo que desempeñaba, ya que no podría volver a realizarlo”. “De hecho el médico de dicha empresa justificó mi no renovación con que no volvería a caminar».

Con todo en contra, este madrileño se ha convertido en el único ciclista en España que compite con una lesión medular en bici convencional. Antes, se inició en el tenis de mesa. Se unió a un equipo local que tenía sección para personas con discapacidad. Más tarde se atrevió con la natación. A lo largo de 12 años logró 17 medallas en Campeonatos de España y unas 65 en Campeonatos Autonómicos.

Hace un par de años se inició en el ciclismo adaptado. A día de hoy se enorgullece de ser el único ciclista en España que compite con una lesión medular en una bici convencional y no en un handbike. De momento, este “culo inquieto”, como el propio Mazos Pérez se define, no tiene un rendimiento alto como tuvo en las piscinas, pero todo se andará.

Carlos Javier Mozos Pérez compitiendo en bici convencional./ Cedida

En el 1999, tras idas y venidas a los juzgados frente al seguro que le cubría cuando trabajaba, se reincorporó al mercado laboral ligado de nuevo al sector de las Telecomunicaciones. “Eso sí, desempeñando trabajos de oficina, pero tan gratificantes o más que el primero que tuve”.

Carlos Javier Mozos anima a ser muy constantes y no dejarse amedrantar por nada. “Podría haber tomado el camino fácil y decir pobrecito de mí que tuve un accidente y que me mantenga papá Estado. En cambio, decidí pujar por demostrar que por tener una discapacidad no eres alguien con menor capacidad de desarrollo laboral”.

Maria Luisa Parra

Periodista. En twitter @MLPARRAGARCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *