No nos contaron todo

Síguenos y danos un me gusta:
0

El arte de quererse bien a una misma, el amor compañero, la guerra de los sexos, los donjuanes y las doñaineses… son varios de los diferentes ejes que desgrana Coral Herrera en su libro ‘Mujeres que ya no sufren por amor. Transformando el mito romántico’. Milagrosa Romero ofrece una reseña de esta obra en la que se destaca aquello que les ha sido velado a las mujeres en la sociedad patriarcal.

Nadie duda que la experiencia de enamorarse es una de las más intensas que pueden vivirse. Las sensaciones y emociones están a flor de piel y adquieren un protagonismo que marcan nuestra conducta. Mientras, sentimos el amor romántico todo lo demás pasa a un egundo plano. Se nos ha presentado que encontrar el amor romántico es lo más deseable que nos puede ocurrir, sobre todo a las mujeres.

En nombre del amor romántico hay que darlo todo, volcarse en él, entregarse.

En nuestra sociedad patriarcal encontrar el amor romántico era una de las metas más importantes para una mujer… ¿y para el hombre? Parece que se han encargado de hacernos creer que es más importante para nosotras vivir el amor romántico que para los hombres. Y es aquí como Coral Herrera nos descubre la dimensión política del amor romántico en nuestra sociedad.

Por el amor romántico muchas mujeres renuncian a su propio desarrollo, a su trabajo, a su independencia económica, a muchas de sus necesidades, y su es por libre elección, vale. Pero en muchos casos es porque es lo que la sociedad espera de ellas.

Al patriarcado le conviene que permanezcamos encadenadas a esta ilusión, porque mientras nos abracemos a ella, permaneceremos débiles y no volveremos la mirada hacia lo que verdaderamente importa: que las mujeres unidas, empoderadas en busca del bien común, pueden resultar muy peligrosas para el sistema». ‘Mujeres que ya no sufren por amor’, Coral Herrera.

No nos contaron que el amor tiene que ser nutritivo, enriquecedor. No nos contaron que todas tenemos dentro señales de alarma para avisarnos de cuando estamos mal en una relación y que no hay que aguantar por amor.

El papel político del amor romántico es el sometimiento de la mujer, la invitación continua a relegarse a sí misma en un segundo plano.

En su libro ‘Mujeres que no sufren por amor. Transformando el mito romántico’, Coral Herrera nos da pistas sobre cómo enriquecer y ampliar nuestra capacidad de amarnos a nosotras mismas y permanecer en aquellas relaciones en las que el bienestar, la generosidad y el respeto son mutuos.

Nos invita a sentirnos realizadas en otras formas de amar, amar a otras personas con las que compartimos proyectos en común, a empatizar con otras mujeres, a amar causas que nos ilusionan. Nos invita a sentirnos bien con o sin pareja porque podemos amar de muchas formas.

‘Mujeres que ya no sufren por amor’ es un libro íntimo porque habla de sentimientos que hemos vivido y es un libro social porque nos enseña a transformarnos individualmente para ir transformando el mundo.

Milagrosa Romero

Milagrosa Romero

Maestra jubilada. Activista en Marea Violeta Jerez y Marea de pensionistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *