Una mujer pionera de los derechos de la vid y ‘La fuerza de la razón’

Síguenos y danos un me gusta:
Pin Share

Marisa Martagón y Manuel Fernández fueron dos de los protagonistas de las personas que protagonizaron las protestas sindicalistas de la vid del año 1991. En esta huelga, que se prolongó durante dos meses, resultó clave la figura de la mujer.

“No hay que señalarse”, le decían sus padres que habían vividos una guerra y la dictadura franquista. Sin embargo, Marisa Martagón, decidió romper todas las cadenas en el 91, durante la última gran huelga de la vid. “Yo llevaba una carga laboral tremenda y hasta ese momento había permanecido callada. Así que me liberé y decidí ir a la lucha, ya que el personal técnico y administrativo no estaba para nada representado”, rememora.

Había una gran diferencia salarial, un límite a la hora de lograr determinados puestos que, siempre por el hecho de ser mujeres, estaban vetados”.

Marisa Martagón

Tres décadas después de estos acontecimientos el sindicalista y uno de sus protagonistas, Manuel Fernández, los recoge en ‘La fuerza de la razón. Memorias furtivas de un sindicalista de la vid sucedido’. Su intención es hacer justicia con esa parte de la historia reciente de Jerez. Pero además, resalta, en OtroPeriodismo el papel fundamental de mujeres como Martagón.

Ejemplares de ‘La fuerza de la razón’, del jerezano Manuel Fernández.

Para ella, el hecho de protestar siendo mujer supuso el encontronazo con muchas personas. Pasaron a verla como una apestada. “Me decían que cómo se me ocurría ir a la huelga”. Lo vivió con muchísima intensidad. Se enfrentó a familiares quiénes no eran afines a protestar. También a sus propios compañeros y a la propia patronal.

Manuel Fernández, autor de ‘La fuerza de la razón’./ Cedida

Con la perspectiva del tiempo, la jerezana reconoce con pena que entonces ninguna mujer protestaba por mejorar su situación. “Había una gran diferencia salarial, un límite a la hora de lograr determinados puestos que siempre, por el hecho de ser mujer, estaban totalmente vetados… “Pensaba cuánta educación y concienciación respecto al tema de luchar por nuestros derechos nos falta. Pues por detrás, todas éramos conscientes de la situación que estábamos viviendo”. Así que solo tenía dos opciones: seguir sumisa y no decir nada o romper con todo lo establecido. Y esto último fue lo que hizo. 

Contra cualquier pronóstico, en esa lucha se sintió igual que todos. No pensó en ningún momento que ella sería la única mujer entre todos los protestantes. “Yo solo pensaba en trabajar por mis derechos”.

Los hombres ocupábamos nuestro tiempo en las carreteras, en las puertas de las villas… Mientras, ellas (…) participaban fundamentalmente en las manifestaciones”

Manuel Fernández

Algunas otras compañeras, en cambio, evitaron hacerlo por temor a las amenazas y reprimendas que conllevaba por parte de la empresa.

No obstante, fueron muchas las mujeres que colaboraron desde otro punto del conflicto. Tal y como nos narra Manuel Fernández, las mujeres tenían una de las tareas más comprometidas de la lucha, custodiar las viviendas de la Darza, las cuales querían venderse. Además, eran el sostén de la familia. “Los hombres ocupábamos nuestro tiempo en las carreteras, en las puertas de las villas… Mientras, ellas nos sostenían a nosotros, cuidando nuestras familias y también participaban fundamentalmente en las manifestaciones que se organizaban desde los diferentes puntos de la ciudad”, cuenta el autor de ‘La fuerza de la razón’.

En la actualidad, la situación de la mujer sigue siendo desigual. Así como Fernández describe: “Ellas siguen estando en un segundo escalón porque el patriarcado así lo quiere. Queda mucho que hacer, los puestos que más responsabilidad conllevan en una empresa, muy pocas mujeres pueden acceder”.

Por su parte, Martagon considera que si la mujer ocupara puestos representativos con la preparación y flexibilidad que tiene en la actualidad, todo sería muy diferente. “Pero la gente aún sigue adormecida”. Y sentencia: “Los derechos se luchan, nadie te los va a regalar. De hecho, todo lo que tenemos en la actualidad está porque otras mujeres lo han luchado”.

Maria Luisa Parra

Periodista. En twitter @MLPARRAGARCIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.