Instagram: su ‘terapia’ contra el cáncer de mama y la alergia a la quimio

Síguenos y danos un me gusta:
1

Abrió una cuenta en Instagram después de que le diagnosticaran cáncer. Más tarde sufrió un segundo mazazo al saber que era alérgica a la quimio. Sin embargo, sigue escribiendo y publicando imágenes con absoluta naturalidad sobre cómo supera la enfermedad con la ‘V’ de victoria. Recibe mensajes de otras guerreras de las que dice “aprendo mucho”.

“Temblaba; empezaba a dar brincos; me faltaba el aire, me costaba tragar saliva, me destrozaron los pies y las manos. A los 15 minutos dejaron de darme la quimio”. Estos son algunos de los primeros síntomas que evidenciaron la intolerancia de Pepi Rodríguez (Casteldefels, 1970) a algunos de los componentes de la  quimioterapia. “Me desmoralizó. Era un martes y el domingo estaba llena de granos. Fueron momentos terribles, te entran ganas de pararlo todo, pero tu vida pende de un hilo”.

En diciembre de 2017 esta auxiliar de clínica fue diagnosticada de cáncer de mama y  claro: “Nunca crees que te puede tocar a ti”. Fue un mazazo a pesar de estar acostumbrada a trabajar con este tipo de pacientes a lo largo de sus 26 años ejerciendo su profesión en el mismo centro hospitalario. Recuerda el caso de una mujer de 35 años con cáncer terminal, “ese sí me marcó bastante”.

La posterior alergia al tratamiento –y segundo mazazo– ha acrecentado su malestar físico. En estos casos, el tratamiento suele ser suspendido inicialmente y, una vez que el alergólogo del centro ha comprobado que la causa de la reacción ha sido provocada por el fármaco suministrado y que no hay ninguna contraindicación desde el punto de vista alergológico, se procede a la desensibilización. Esta paciente por su parte, además ha intentado revertir la situación, paliar el dolor, alimentado con reflexiones e imágenes de todo esta fase de su vida con una cuenta en Instagram, La fuerza de luchar.

Me mandan mensajes muchas chicas por privado, me dicen que me admiran por las fotos. Yo también aprendo muchísimo de ellas. Cuando escribo algo allí, me libero”

Buscó en esta nueva cuenta la motivación tras consultarlo con la familia y amigos. Al principio le hizo gracia a sus hijas; ahora les gusta. Luce en las fotos pletórica sin cabello, con pañuelos o con la cabeza completamente desnuda; a veces divertida, otras, algo más melancólica pues a la quimio le siguen ocho días terribles. “Procuro cuidarme maquillarme, que mis hijas me vean bien. A pesar de los cambios en mi cuerpo, la hinchazón, mis ojos siguen siendo los de siempre, aunque el espejo lo dice: “tienes cáncer”, Mi hija me dice kiwi, intento tomarlo con humor”, explica en tono risueño.

De esta ‘terapia online’ prescrita por ella misma ha obtenido unos resultados más positivos de lo esperado. “Me mandan mensajes muchas chicas por privado, me dicen que me admiran por las fotos. Yo también aprendo muchísimo de ellas. Cuando escribo algo allí, me libero”. Ha privatizado la cuenta, tras chocarle la repercusión que ha tenido, le da reparo no ser capaz de controlarla.

Según esta profesional de la sanidad, ahora paciente, los tratamientos contra el cáncer están un poco atrasados, existen muchos casos de alergia que no salen a la luz. “La quimio es horrible, los efectos son bestiales, tú cuerpo no es tuyo, la quimio manda”. En su caso los alergólogos decidieron suministrar antiestamínicos y el tratamiento más diluido durante cuatro horas, en sesiones cuatro veces más larga de lo habitual. “Había mucha toxicidad en mi organismo”.

Antes tenía proyectos, ahora no los quiero, no me marco objetivos; vivo intensamente”

A la espera de ser intervenida reconoce que vive en una noria: unos momentos eufórica y otros de bajón en los que ni siquiera le apetece escribir en la cuenta. Sin embargo, “hay quien hace yoga o bien otras cosas y yo escribo en Instagram. Estoy conociendo a muchas guerreras y guerreros batallando”. Un gran amigo recopila sus reflexiones para ella e incluso para ayudar a otras personas.

Pepi Rodríguez cree que su devenir es “incierto”. “No pienso en el futuro porque sé que voy a vivir con miedo a que vuelva a aparecer. Antes tenía proyectos, ahora no los quiero, no me marco objetivos; vivo intensamente”, afirma con franqueza la guerrera.

Maria Luisa Parra

Maria Luisa Parra

En twitter @MLPARRAGARCIA Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *