Los ‘ni-ni’ de ahora

Síguenos y danos un me gusta:
0
288
fb-share-icon20

La ministra de Empleo que se encomendaba a la Virgen del Rocío para salir de la crisis, Fátima Báñez, anunció estos días una ayuda directa de 430 euros mensuales para ‘ninis’ vinculada a un contrato de formación. Y es que, aunque no lo parezca, aún quedan jóvenes que no han sentido ese “espíritu aventurero” -como se refirieron en 2012  desde la Secretaría General de Inmigración y Emigración al éxodo juvenil español por falta de trabajo-. Sí, aún quedan jóvenes que no han cruzado la frontera  con el billete low cost en el bolsillo, en esa tendencia a la “movilidad exterior» para buscar oportunidades «laborales y formativas» -sobre todo en la experiencia de servir pintas y quitar grasa de un restaurante inglés-.

Los que ni estudian ni trabajan porque, pese a tener formación, no tienen oportunidad de encontrar empleo en nuestro país; los que sufren recortes en educación y se han quedado sin becas para seguir estudiando; o  los que no pueden pagar las altas tasas de la universidad por la precariedad laboral»

Hace unos años se empezó a denominar ‘ni-nis’ a esos seres que ni estudian ni trabajan, ni tienen pensamiento de hacerlo, esos que simplemente no dan un palo al agua y viven de sus padres. Sin embargo, en estos años de crisis han aparecido otro tipo de ‘ni-ni’. Los que ni estudian ni trabajan porque, pese a tener formación, no tienen oportunidad de encontrar empleo en nuestro país; los que sufren recortes en educación y se han quedado sin becas para seguir estudiando; o  los que no pueden pagar las altas tasas de la universidad por la precariedad laboral.

Los ‘ni-ni’ de antes, si no han estudiado ni trabajado por pereza, no creo que lo hagan ahora con la brillante idea de  Báñez. Los ‘ni-ni’ de ahora agacharán la cabeza con sus dos carreras, su máster y sus tres idiomas en el currículum  y cogerán la ayuda como oro en paño. Las empresas que se han beneficiado de la reforma laboral durante la crisis volverán a hacerlo esta vez con mano de obra barata y bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social. Éstas serán entonces las que vean el cielo abierto y le pongan velas a Fátima, o a la Virgen del Rocío.

Virginia Menacho

En Twitter@Virginius Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *