‘Mutiladas’ por los anticonceptivos Essure

Síguenos y danos un me gusta:
4

Marisa Peralta y Juani Bornes cuentan su drama tras la implantación de los dispositivos retirados temporalmente en España. El objetivo es hacer público cómo los facultativos se lavan las manos y no reconocen los efectos negativos de este método contraceptivo, informar a las futuras usuarias e impulsar su retirada definitiva.

La activista Erin Brockovich lidera desde 2015 un colectivo norteamericano de mujeres que denuncian las consecuencias adversas de los dispositivos Essure, de Bayer. En España, no hay ninguna Brockovich, pero sí mujeres de a pie como Juani Bornes y Marisa Peralta que se atreven a contar su experiencia. Esta última, incluso, ha demandado al Servicio Extremeño de Salud (SES).

Estaba en lista de espera para realizarse la ligadura de trompas, ya tenía hecho el preoperatorio. “Me llamaron para ofertarme Essure: era lo último, hipo alergénico, no necesitaba entrar en quirófano, ni anestesia, lo mejor…”, cuenta Peralta, madre de dos hijos, natural de Cádiz. Ante las ventajas que le presentaban los dispositivos Bayer accedió a la sugerencia de los facultativos y le fueron implantados el 11 de noviembre de 2014, en el Hospital Materno Infantil de Badajoz, localidad en la que reside actualmente.

Sin embargo, las hemorragias se presentaron desde el primer día que los Essure pasaron a formar parte de su cuerpo: “Decían que era normal, que me tenía que habituar”. Cuando mantenía relaciones sangraba los días sucesivos: “No tenía relaciones de pareja, ni nada”. Le recetaron un tratamiento para atenuar el dolor, “como pinchazos”. En las pruebas realizadas se apreciaba que la trompa estaba obstruida.

Según cuenta la extremeña de adopción, fue examinada por un ginecólogo conocido quien le recomendó que no dejase las pastillas anticonceptivas porque uno de los muelles estaba desplazado. Por el contrario en el hospital extremeño negaron en tres ocasiones la posibilidad de que los graves síntomas estuviesen relacionados con los Essure.

La propia paciente solicitó un TAC que despejó todas las dudas: uno de los dispositivos se encontraba en el útero y el otro en el abdomen. “No me explicaron nada”. Año y medio después de su implantación, después de un año con menstruaciones de tres semanas y tras 45 días consecutivos con hemorragias, procedieron a su retirada. Fue necesario extirpar las trompas y el útero. Marisa pasó a la lista de ‘mutiladas’ por los Essure. Una vez retirados, acabaron todos los problemas de salud, pero no ha permanecido de brazos cruzados.

En el documento que firmó antes de la implantación del sistema anticonceptivo expresa la posibilidad de que los muelles puedan desplazarse y ser visible en la revisión de los tres meses. “Efectivamente en esa revisión ya se veía. A mí me dijeron que todo estaba perfecto, luego al solicitar mi historial clínico vi que en esas pruebas ya se apreciaba que los Essure no se encontraban es su sitio. El problema es que no quisieron reconocer desde un principio que estaban mal”.

El caso de Juani Bornes, de El Cuervo (Sevilla), madre de tres hijos, es diferente. El Hospital de Valme, centro en el que se colocó los anticonceptivos en el 2010, aún no ha reconocido el sufrimiento éste anticonceptivo le causó. El mismo día de la implantación comenzaron las reglas abundantes, dolor en el abdomen, al mantener las relaciones… Decidió acudir a una consulta privada y el diagnóstico fue rotundo: los Essure se habían desplazado y le remitieron de nuevo al Hospital de Valme.

Esa misma noche, con una menstruación muy abundante, los médicos especialistas del centro hospitalario público sevillano le aseguraron que todo “estaba perfecto”. Dado su estado recurrió a una clínica privada de Jerez: había que quitarlos sin más dilación. Para ello extirparon las trompas en febrero de 2017, después de siete años recibiendo largas del hospital público.

Este método contraceptivo aprobado en 2002 en Estados Unidos y en 2003 en España, es sencillo de implantar, mucho más barato que la ligadura de trompas y lo cubre la Seguridad Social. Según recoge eldiario.es para comprar Essure a Conceptus, Bayer únicamente realizó un test de larga duración a cinco mujeres durante tres años, a 149 durante dos años y a 281 durante 18 meses. Es decir, una muestra en absoluto científica. “Creo que Bayer es importante y por eso los médicos no reconocerán nunca el daño que genera”, concluye Bornes, una ‘mutilada’ más por los anticonceptivos Essure.

Maria Luisa Parra

Maria Luisa Parra

En twitter @MLPARRAGARCIA Periodista.

3 comentarios sobre “‘Mutiladas’ por los anticonceptivos Essure

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *